Las empresas españolas no PYMES deben someterse a una auditoría energética en el plazo de 9 meses a partir del 14-02-2016 o a implantar un sistema de gestión energética o ambiental en sus instalaciones.

El 12 de febrero de 2016, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto 56/2016 por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia energética.

¿Quiénes están obligados a cumplir esta Directiva?

Esta Directiva obliga a realizar una auditoría antes de 9 meses y, posteriormente, cada 4 años a las grandes empresas, independientemente del sector de actividad, entendiendo como tales las que cumplan con alguno de los siguientes requisitos:

  1. Empresas con más de 250 trabajadores, o
  2. Empresas que tengan un volumen de negocio que exceda de 50 millones de euros y, a la par, un balance general que exceda de 43 millones de euros.
  3. Aplica también a grupos de sociedades, definidos según el artículo 42 del Código de Comercio, que, teniendo en cuenta magnitudes agregadas de todas las sociedades que forman el grupo consolidado, cumplan los referidos requisitos de gran empresa.

¿Existe alternativa a la auditoría energética?

Las empresas o grupos de sociedades obligadas a realizar una auditoría energética, quedarán exentas de esta obligación si aplican un sistema de gestión energética (ISO 50001) o ambiental (ISO 14001) certificado por un organismo independiente con arreglo a las normas europeas o internacionales correspondientes, siempre que el sistema de gestión de que se trate incluya una auditoría energética realizada conforme a las directrices mínimas que se indican en el apartado 3.

¿Qué directrices deben cumplir las auditorías energéticas?

Las auditorías energéticas se atendrán a las siguientes directrices:

  1. a) Deberán basarse en datos operativos actualizados, medidos y verificables, de consumo de energía y, en el caso de la electricidad, de perfiles de carga siempre que se disponga de ellos.
  2. b) Abarcarán un examen pormenorizado del perfil de consumo de energía de los edificios o grupos de edificios, de una instalación u operación industrial o comercial, o de un servicio privado o público, con inclusión del transporte dentro de las instalaciones o, en su caso, flotas de vehículos.
  3. c) Se fundamentarán, siempre que sea posible en criterios de rentabilidad en el análisis del coste del ciclo de vida, antes que en periodos simples de amortización, a fin de tener en cuenta el ahorro a largo plazo, los valores residuales de las inversiones a largo plazo y las tasas de descuento.
  4. d) Deberán ser proporcionadas y suficientemente representativas para que se pueda trazar una imagen fiable del rendimiento energético global, y se puedan determinar de manera fiable las oportunidades de mejora más significativa.

¿Quién debe realizar las auditorías energéticas?

Las auditorías energéticas deberán ser realizadas por auditores energéticos debidamente cualificados, tal y como se establece en el capítulo III de este Real Decreto.

Nasei Ingeniería ha sido certificada por AENOR como Proveedor de Servicios Energéticos (PSE) en la categoría de Auditoría/Consultoría.

Se trata de una certificación que surge como una necesidad tras la publicación del Real Decreto 56/2016. En ella se establecen los requisitos que debe cumplir un Proveedor de Servicios Energéticos (PSE), para ser clasificado en una o varias categorías: auditoría/consultoría, explotación, o inversión, para dotar a los servicios prestados de claridad, transparencia y confianza, de cara a los clientes.